Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

Técnicas de lectura rápida: ¿Son efectivas?

El método de lectura veloz, también conocido como lectura rápida, ha entrado en auge los últimos años. La infinita información en constante crecimiento tienta a las personas a buscar cualquier forma de ahorrar algo tiempo. La lectura veloz tiene sus ventajas, como su propio nombre indica, te permite leer rápido, pero la pregunta es… ¿Aplicar técnicas de lectura rápida es tan beneficioso?

Si hay oportunidad de negocio, siempre habrá gente para explotar cualquier nicho hasta que se llene. Como es lógico, una persona que trata de ofrecerte un producto siempre hablará del mismo como si fuera el santo grial, la lectura rápida no iba a quedarse atrás.

¿En qué consisten las técnicas de lectura rápida?

La lectura rápida se basa en que cuando lees no aprovechas todo tu potencial. Tanto tu visión periférica como la velocidad de lectura pueden aumentar considerablemente con un poco de entrenamiento y ejercicios específicos. La manera tradicional de leer que te han enseñado desde pequeño se considera lectura monosilábica:

Una de las estrategias de lectura actuales

 

Las técnicas de lectura rápida buscan romper con esta tradición, principalmente mediante cuatro estrategias de lectura:

Primera técnica de lectura rápida: Amplitud del campo visual

Tu vista tiene visión periférica, es algo que puedes apreciar en todo momento. Cuando miras a cualquier dirección, no ves únicamente lo que está en frente de tus ojos, observas casi 180º.

¿Qué tiene que ver esto con leer más rápido? Cuando estás leyendo de forma monosilábica empiezas por la primera letra y acabas por la última, por lo que el uso de tu visión periférica es 0.

Para aumentar considerablemente la velocidad de lectura es necesario entrenar tu campo de visión. Si empiezas a leer a partir de la segunda o tercera palabra del texto, estarás ahorrando movimientos oculares innecesarios, y, por lo tanto, aumentarás tu velocidad de lectura.




Segunda técnica de lectura rápida: Conviértete en un fotógrafo de textos

La segunda técnica de lectura rápida es muy importante, rompiendo con la forma de lectura monosilábica, debes cambiar tu forma de leer. Olvídate de ir letra por letra. Imagina que tos ojos son dos objetivos y van disparando fotos al texto muy rápido. En este paso debes sumar el punto anterior de la amplitud del campo visual.

Para explicarlo mejor te voy a poner un ejemplo:

Forma de lectura veloz fotográfica

Las cámaras representan donde debes poner tus ojos a la hora de leer, tienen que saltar de una cámara a otra, no ir de forma lineal pasando por todo el texto. Para leer ese texto en un principio tienes que mover los ojos 5 veces o “disparar 5 veces tu cámara”. Pero es muy importante que te quedes con el concepto de disparos, nada de leer de forma lineal palabra por palabra.

Las cámaras no están en la parte superior del texto para no taparlo, tiene un motivo, y con el vamos al siguiente punto:

Tercera técnica de lectura rápida: Para entender una línea, basta con ver la mitad

Tu cerebro es capaz de completar las frases incluso estando incompletas:

segunda estrategia de lectura rápida

 

Como puedes ver, tu cerebro completa la información que falta, por esa razón las cámaras están situadas arriba en la estrategia de lectura rápida anterior.

Gracias a esto, tienes que procesar menos información al observar solo la mitad de cada renglón, por lo que consigues leer más palabras en menos tiempo.




Cuarta técnica de lectura rápida: Un elemento guía para la lectura

Por último, otro gran aliado para la lectura veloz es el uso de algo que te permita seguir la lectura. Puedes utilizar un bolígrafo o algo que se deslice fácilmente y no entorpezca tu vista a la hora de leer.

Al acompañar la lectura con este elemento te permitirá concentrarte mucho más. Te ayudará a comprender el texto, aumentar la velocidad y reducir enormemente el esfuerzo que tiene que hacer tu vista.

Luces y sombras de las formas de leer rápido

Ahora que conoces las principales estrategias de lectura rápida, toca hablar de los pros y contras que tiene practicarlas.

El principal beneficio de leer rápido obviamente es que dedicas mucho menos tiempo en consumir la información. Leyendo de la forma tradicional puede llevarte más tiempo, pero como vas a ver ahora más no es mejor.

La mayoría de cursos tratan de venderte la moto. La “mejora de comprensión” es lo que más se repite a lo largo de sus estrategias de marketing maquilladas. Es cierto que lees más rápido, pero precisamente la comprensión es su talón de Aquiles.

Una persona promedio lee entre 300 y 400 palabras por minuto, pudiendo alcanzar un 100% de comprensión.

Cuando pasas de 600 palabras por minuto la comprensión se reduce al 75%. Imagínate que de un libro de 1000 páginas, no te enteras de 250.




Las entidades más importantes de los concursos de lectura rápida suelen rondar un 40-50% de comprensión.

Si tuviera que decantarme por una gran consecuencia de la lectura rápida es precisamente esta. Además de una gran pérdida de comprensión, también es importante conocer que el cerebro requiere un tiempo para asentar la información. Cuando te vas a dormir, o incluso descansando solo 10 minutos tras el estudio, la información se fija infinitamente mejor, y esto es algo que leyendo tan rápido se pierde por completo.

Como consecuencia secundaria, al leer rápido omites cualquier signo de puntuación, por lo que conviertes los textos en algo muy artificial.

Conclusión

Si quieres escanear un texto en busca de una información concreta o tener una idea muy básica del contenido, estas estrategias de lectura rápida están diseñadas para ti. Sin embargo, si lo que deseas es apreciar la lectura, continúa haciendo lo que has hecho hasta ahora.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *