Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

Cómo y por qué salir de la zona de confort

La seguridad es algo que tendemos a buscar de forma natural, pero a veces, si deseas abrir nuevas fronteras, tienes que realizar actos inusuales en tus rutinas. La zona de confort es algo que te atrapa y limita, debes huir de ella a toda costa si quieres producir cambios significativos en tu vida.

Está claro que es más seguro mantenerte en lo que conoces, de ahí dichos como “más vale bueno conocido que malo por conocer”.

La realidad es que si no te gusta lo que haces, o pretendes alcanzar algo que no has conseguido hasta ahora, tienes que cambiar la fórmula que estabas utilizando.

Lo desconocido es incierto, pero mucho peor es no atreverse a conocerlo. Arriesgarse forma parte de la vida, y si quieres conseguir algo que merezca realmente la pena, vas a tener que hacerlo.




Por qué salir de la zona de confort

Dentro de la zona de confort no vas a producir ningún cambio notable.

Para lograr cualquier cosa en la vida, necesitas cierto nivel de incomodidad, esfuerzo y constancia.

Las rutinas pueden estar bien en el ámbito de las tareas domésticas, para buscar eficiencia en el trabajo o en la alimentación. Pero cuando se trata de aspirar a lograr algo nuevo, debes romper la zona de confort evolucionando y adaptándote a lo que quieras lograr.

Estamos en un momento donde el acceso al conocimiento es más sencillo que nunca. La mayoría busca estar más preparado que el resto, pero pocos están dispuestos a sacrificar su zona de confort para conseguir sus objetivos.

Tu mejor arma es la diferencia. Si consigues destacar frente a los demás por tus actitudes, tendrás muchísimas posibilidades de alcanzar la casilla ganadora.

Si deseas lograr algo no puedes resignarte a hacer lo que hacen los demás, por eso es tan importante estar dispuesto a salir de tu zona de confort.




Puede que no seas la persona más inteligente de tu entorno, puede que pienses que muchas personas de tu alrededor están más cualificadas que tu… Pero puedes tener algo que la mayoría no tiene: ambición, motivación, atrevimiento y coraje. Por muy capacitados que estén los demás, si buscan solo conformarse, no están aprovechando ni una décima parte de su potencial.

Rechaza la sensación de seguridad por un tiempo, rompe la barrera de la zona de confort, ábrete al cambio y planta un objetivo delante de ti. Nadie dijo que las cosas iban a ser fáciles, pero lo importante es que esas cosas pueden ser, no son imposibles. ¿Estás dispuesto a todo por conseguirlo?

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *