Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

¿Vives por la tecnología, o la tecnología vive para ti?

Estamos en un siglo que destaca por un gran avance en el ámbito de la tecnología, pero si podemos destacar algo en concreto del siglo XXI son las comunicaciones. Si hay algo que une a casi todos los seres humanos que habitamos en un país medianamente desarrollado es un ordenador, un móvil y una conexión a Internet. ¿Estamos tan comunicados como parece, o es solo una ilusión?

¿Estamos comunicados?

Más de una vez habrás escuchado la expresión de “estar conectados”, y es una realidad. Puedes comunicarte con personas de cualquier parte del mundo sin esfuerzo. Es posible localizarte  y contactar contigo siempre que lleves tu móvil encima, llevas a todas partes tus redes sociales, tarjetas de crédito… Es cierto que estás conectado, pero… ¿A qué estás conectado realmente?

No es difícil ver las consecuencias de las nuevas tecnologías cada día. Caminando por la calle, yendo en transporte público o incluso viendo grupos de amigos, a veces cuesta encontrar una mirada, porque está fija en sus móviles.



¿Cómo puede afectarme esto?

Las habilidades sociales son cada vez más escasas y se están perdiendo los valores de charlar cara a cara. Las relaciones espontáneas están en peligro de extinción. Cada vez hay una brecha mayor que diferencia el mundo real del mundo virtual.

Las nuevas tecnologías generan una pompa alrededor de varias personas impidiéndolas ver más allá de sus dispositivos. En este siglo que puede fardar tanto de la conexión existente a nivel global, nos encontramos más incomunicados que nunca.

¿Qué hay de malo en socializarse camino al trabajo, a la escuela, al visitar una ciudad…? Somos seres sociales, pero nos encerramos en una pantalla bajo la falsa ilusión de pensar que estamos conectados por algo virtual.

Siempre existirá un mundo ahí fuera, el real, al que podemos acceder con todos nuestros sentidos. Cada vez que agachas la cabeza puedes estar sacrificando la oportunidad de conocer al amor de tu vida, de forjar auténticas amistades… En definitiva, puedes perder la oportunidad de crear una vida mejor.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *