Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

La importancia de la disciplina personal para el éxito

Sabes que debes hacer algo, pero en lugar de ponerte manos a la obra te entretienes. ¿Qué es lo que ha fallado ahí? Tu disciplina personal

¿Qué es la disciplina personal?

La autodisciplina o disciplina personal es la capacidad de hacer lo que debes en el momento apropiado.

Cuantas veces te ha pasado que tenías que entregar un trabajo, estudiar un temario, hacer alguna tarea… pero finalmente terminas por poner la tele, jugar al ordenador… es decir, cualquier cosa menos la que debes hacer.

Ahí es donde entra en juego la importancia de la disciplina personal, que en el caso de ser una situación recurrente, necesitas mejorarla.

¿Todos pueden mejorar la autodisciplina?

La respuesta es muy clara y rotunda: .

No importa que te consideres demasiado perezoso, ya que la disciplina personal al igual que prácticamente todas las habilidades de una persona se pueden mejorar.

Si desde muy pequeño has tenido una tendencia de dejarlo todo para el último día, habrás creado un hábito muy fuerte, pero no hay nada que no se pueda arreglar.

Cómo tener más disciplina

Ahora viene la parte más importante, si quieres mejorar tu disciplina personal tienes que tener una cosa en mente. En todas las cosas vas a mejorar siempre con la práctica.

Si quieres ser más disciplinado, tienes que comenzar por reservar un poco de tiempo para la autodisciplina como una tarea más, al menos de momento, hasta convertirla en un hábito.



  • Planificación

Muchas veces uno de los mayores problemas es la falta de planificación. ¿Qué entiendo por planificar? Apuntar en algún sitio, ya sea escrito a mano o informatizado, todo lo que debes hacer: A que hora, que tareas, orden de prioridad…

Si no tienes una clara idea de lo que debes hacer es mucho más sencillo escabullirte.

  • Orden

El entorno es una clara imagen de como está tu mente. Si tienes todo desordenado, ropa por el suelo, papeles por todas partes o material innecesario por toda la mesa, claramente no te va a ayudar en absoluto.

Tienes que trabajar siempre en un mismo entorno, de esta manera comunicas a tu mente: Eh, que aquí es donde trabajo, no me molestes.

  • Mentalización

Cuando trabajas, trabajas. Mientras estás haciendo las tareas no puedes pensar en otras cosas, porque es la forma más sencilla para dejar de hacerlas.

Una forma muy buena de mentalizarse para el trabajo es la “autosugestión”. Puedes decir: “Ahora estoy haciendo (la tarea en cuestión)”. Así lo que consigues es centrar a tu subconsciente y en cierto modo obligarle a trabajar de verdad.

  • Eficiencia

No todo es trabajar, sino hacer más en menos. Para lo que unas personas pueden tardar 1 hora, otros destinan 10 minutos.

Busca siempre la mejor forma de hacer las cosas, porque aunque tengas que dedicar un tiempo para pensarla, siempre vas a salir beneficiado.



  • Acción

¿Y lo más importante de todo? ¡Hacerlo! Comienza a actuar en lugar de postergar.

Si de verdad quieres mejorar tu disciplina perosnal, debes tener presente que es un trabajo diario. Desde despertarte a la hora que tienes prevista, hasta lavarte los dientes cada día. En todas las tareas, por muy cotidianas que sean, hay pinceladas de disciplina personal, por lo que no empiezas de 0.

Ya sabes por donde empezar, si tienes algún truco para no huir de las tareas no dudes en contármelo 🙂

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *