Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

Dietas para el gimnasio ¿Son realmente saludables?

El estilo de vida fitness está cobrando mucha importancia los últimos años, entendido como una alternativa saludable al consumo de productos procesados y un estilo de vida sedentario. ¿Son saludables las dietas empleadas en el gimnasio?

La dieta de “los macros” para el gimnasio

Un estilo de vida fitness va asociado generalmente a gimnasio o alguna actividad que produce un aumento muscular.

Si estás en el mundillo seguro que has escuchado o dicho esta famosa frase:

Me lo puedo comer porque encaja en mis macros.

Está claro que dieta más gimnasio = conseguir el objetivo, sin embargo, ese objetivo no tiene por que ir acompañado de la salud.

El problema radica cuando comes día a día con el único propósito de llegar al objetivo diario de macronutrientes, dejando de lado cualquier micronutriente (vitaminas, minerales…) o ácidos grasos esenciales (omega 3).



El monopolio del pollo y la pasta

Sí, el pollo y la pasta está bien, pero hay muuuuuchas más alternativas.

Llegar a los macros es muy importante, y el pollo y la pasta ayudan, y mucho, pero no son ni de lejos la única manera.

Trata de priorizar los alimentos integrales ( pan, pasta, arroz) , ya que tienen un menor índice glucémico y aportan más micronutrientes y fibra.

Incluye chuletas, pavo, lomo de cerdo, legumbres, pescados blancos… como alternativa al pollo, ya que además de aportarte sabores distintos y evitan caer en la rutina, harán que tu dieta sea más equilibrada.

Como fuente de carbohidratos es mucho más sencillo comerse un par de platos de pasta o arroz, lo admito, pero no es ni de cerca lo más optimo a nivel de salud, que es lo que más importa. Trata de proveer a tu cuerpo al menos la mitad de carbohidratos diarios en forma de verduras, ya que son infinitamente superiores en micronutrientes, fibra y antioxidantes.

¿Y qué pasa con las grasas?

Si te comes una hamburguesa, desde luego que vas a quedarte muy cerca de cumplir los macros. El problema llega cuando además de tener una gran cantidad de grasa, son grasas saturadas.

¿Qué alternativas hay que cumplan con los estándares de una dieta para gimnasio?

A día de hoy tienes en prácticamente cualquier web de productos “fitness” mantequilla de anacardo, almendra o cacahuete, o si lo prefieres, los frutos secos enteros. Te aportarán algo de carbohidratos, proteínas y grasas saludables, siendo un aporte de grasas de gran valor nutricional.

El pescado azul no solo te aportará grasas esenciales omega 3, además te ayudará a llegar a las proteínas.

¿Qué hay mejor que una tostadita con aceite de oliva para desayunar? Pues además de rico, es otra fuente antioxidante y con grasas saludables. No se llama oro líquido solo por el color.



Conclusión

Si eliges la vida fitness, debes de elegir también la salud. Como ves, las dos cosas no tienen que ir separadas, pueden complementarse perfectamente. Ejercicio y una buena alimentación es la base de una vida saludable y llena de energía.

¿Sigues una dieta para mejorar en el gimnasio? ¡Deja de contar solo macros y preocúpate por contar salud!

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *