Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

Cómo como combatir el estrés para siempre

Hay un compañero que probablemente ha llamado a tu puerta varias veces, pero aunque no sea bienvenido, suele entrar a tu mente. El siglo de la información ha favorecido mucho a que entre en la vida de todos. ¿Te haces alguna idea de quien hablo? La respuesta es el estrés.

Nerviosismo, ansiedad, depresión, angustia… Hay demasiados problemas que cada vez se convierten en algo más recurrente en la sociedad, pero no debes preocuparte, no es una batalla perdida, es posible combatir el estrés.

Desde mi punto de vista, hay cuatro factores que producen la aparición del estrés:

El estrés causado por las “necesidades”

Con la mano en el corazón, ¿cuantas cosas de las que tienes crees que las necesitas de verdad? Constantemente inventamos nuevas necesidades, pero te voy a decir algo que debes saber, la única necesidad que existe es la de beber, comer y tener un lugar para dormir. Creo que cualquier persona que está leyendo estas palabras cumple con esos requisitos, y por suerte, cuenta con bastantes más cosas, pero tendemos a pensar que necesitamos demasiado.

Necesitamos muchos caprichos, lo ultimo del mercado… y cuando no lo tenemos, o vemos que no lo podemos conseguir, recorre nuestro cuerpo un sentimiento de impotencia.

Esta nueva mentalidad consumista nos educa desde pequeños a creer que las cosas son fáciles de conseguir, por ello, cuando nos chocamos con la realidad, las cosas no son tan sencillas como parecían.

Si quieres vivir más relajado no inventes necesidades. Si te grabas la idea de que tienes todo lo que de verdad necesitas, no tendrás que sentirte presionado para conseguir nada, todo lo que llegue será mucho mejor recibido.




El estrés causado por el miedo al fracaso

No das a basto para entregar los trabajos a tiempo, los deberes se amontonan en el escritorio, las calificaciones no salen como esperabas, estás al borde del despido, tu situación económica está en crisis… Seguro que has experimentado en tu piel estas situaciones, y no creo que te hayan sentado demasiado bien.

Más allá del estrés que generan situaciones como estas, tienes que preguntarte, ¿por qué me siento así? Y la respuesta es porque temes que las cosas no salgan como tenías planeado. Si algo sale de tu zona de confort ya no sientes seguridad, sientes que no tienes el control de la situación, y con ello, llega la incapacidad para controlar el estrés.

El estrés del “aplazador”

Aplazar es algo que se le da muy bien a mucha gente. Solo hay un problema, y es que tarde o temprano llega el último día. ¿Cuántas veces te has llevado las manos a la cabeza por quedarte sin tiempo?

El estrés del día a día

Las tareas, situación laboral, problemas económicos, discusiones familiares… Pueden existir cientos de causas que acaban con tu paz mental, ¡pero también existen miles de soluciones!

Localiza la raíz del problema

Antes de empezar localiza de donde nace ese estrés. ¿Es producido por la presión escolar? ¿Tienes miedo de la inestabilidad laboral? ¿Problemas en las relaciones sociales? ¿Miedo a exponer en público? Hay infinitas formas de llegar a factores que causan el estrés. Pero lo cierto es que todas son un producto creados por una sola persona, tú mismo.

Ahora viene la parte buena. ¿Sabes quien tiene control sobre tu vida? ¡También tú mismo! Si puedes controlarte, puedes controlar también tus resultados. ¿Por qué cuento esto? Porque si esas situaciones te producen estrés, es porque tienes miedo de que no salgan como deseas. Sin embargo, solo depende de ti prepararte bien un examen, aprenderte bien la exposición, relacionarte con los demás, conseguir el empleo de tus sueños…




Organiza tus días

Si sabes que debes hacer algo y tan solo dejas los días u horas pasar, te vas a sentir de todas las maneras posibles menos relajado. De nuevo volvemos a la misma idea, ¿Quien ha acabado en esa situación? Tú mismo.

Yo tengo una regla, si tengo que hacer algo, y puedo hacerlo en 5 minutos, (Tiempo aproximado) no importa lo que esté haciendo, lo hago, porque esas tareas son las peores. Las que se acumulan, y cuando te das cuenta, estarás hasta el cuello de ellas.

El resto de tareas a las que debes dedicar más tiempo se pueden aplazar. Todos tenemos derecho a un descanso. Pero ahora bien, ¿Hasta cuando se pueden aplazar? Desde luego no hasta que sea demasiado tarde.

Estoy seguro de que hasta que llega ese famoso día en el que corras para estudiar, acabar unos informes, para ir corriendo a última hora a realizar un recado importante… has tenido mucho tiempo en el sofá sin hacer nada, delante del ordenador pasando el rato… y por tu cabeza ha pasado más de una vez la sensación de culpa por no hacer nada. A raíz de esto luego llegan las prisas, y con ello una inevitable sensación de estrés.

Puede que te ahorre trabajo a corto plazo (Más bien te acumula), pero sabes tan bien como yo que más adelante lo lamentarás y desearás no haber aplazado las cosas por esas tardes libres mal aprovechadas.

Entonces… ¿Cómo puedo combatir el estrés?

El estrés no viene únicamente por una vida sin organización y falta de confianza. Muchas veces simplemente no te dedicas tiempo a ti mismo por falta de este, (O por no saber aprovechar el que tienes, en muchos casos gana esta opción) y acabas entrando en una rutina negativa, sin alimentar al niño que llevas dentro con ganas de disfrutar de la vida.

La preocupación por el futuro nunca puede perjudicar el presente.  No hay que temer al fracaso, hay que desear el momento en el que llegue el éxito. No siempre llega a la primera, ni a la segunda ni a la tercera. Pero lo importante es poner el esfuerzo para que llegue.




No puedes dejar que el estrés te venza por no obtener los resultados que esperabas en algo o por miedo a fallar.

Toma el control, lucha por lo que quieres, estudia hasta estar seguro de lo que sabes, trabaja duro hasta estar donde quieras estar y se constante con todo. Aunque “fracases” o algo no salga como pensabas, ya sabes una nueva forma de como no debes hacerlo, no ha sido en vano.

Actividades para combatir el estrés

Hay clases de estrés como el estrés crónico que ya llevan algunas personas de serie, o simplemente que se encuentran en una situación de agotamiento mental diaria y no saben como desinhibirse del día a día. En estos casos, no hay nada mejor que realizar ciertas actividades para combatir el estrés:

  •  Practica deporte con regularidad
  •  Incorpora la meditación a tu vida
  •  Tómate unas buenas vacaciones
  • Controla tu dieta, prefiriendo alimentos saludables y reduciendo la comida rápida o snacks.
  • Ríete lo máximo que puedas, es un gran calmante natural del estrés
  • Pasea siempre que puedas por zonas naturales
  • Lee al aire libre

Quédate con la idea de que nada malo es para siempre, todo puede cambiar. Dedica más a tiempo a ti mismo y cambia esas situaciones de estrés, o evita que suceda antes de que pasen, porque la gran mayoría puedes evitarlas si planificas las cosas con antelación.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *