Top
¿Tu primera vez en el blog? ¡Entra aquí!

Cómo aprender a meditar ( y por qué deberías hacerlo)

Seguramente cuando escuchas “meditación” te venga a la mente la imagen de alguna película donde aparece un monje en posición de loto con los ojos cerrados mientras entona con voz vibrante la palabra “om”.

¿Qué es la meditación?

La meditación es una práctica principalmente arraigada a la religión. Probablemente se originó en la religión hindú y de ahí fue influyendo al resto, especialmente al budismo. Se puede meditar en base a varios objetivos, pero el principal es el de fortalecer la mente.

¿Alguna vez te has preguntado por qué pronuncian esa palabra? “Om” es un mantra que procede del hinduismo y el yoga. Es una manera de conectar tu espíritu con tu cuerpo.

Beneficios de meditar

  •  Es una gran combatiente del estrés:

Cuando estás estresado no puedes pensar con claridad. Tu ritmo cardíaco se acelera y te sientes más presionado. Con la práctica habitual de la meditación puedes tener un mayor control sobre tus emociones y mantener unos pensamientos mucho más clarificados. Además, es una gran aliada para equilibrar tu sistema nervioso

  •  Ayuda a bajar la presión arterial:

La ciencia ha demostrado en varios casos los beneficios de la meditación en la presión arterial. Beneficiando principalmente a personas con problemas del corazón o hipertensas.

  •  Mejores resultados académicos:

Sin importar para lo que estudies o te estés preparando, la meditación tiene resultados muy positivos en la coherencia del cerebro, y promueve su función cognitiva. Además, al tener los beneficios ya nombrados para reducir el estrés, te permitirá afrontar mucho mejor las sesiones de estudio.

  •  Da un gran empujón a la positividad:

Después de meditar te sentirás renovado, con nuevas energías y la mente despejada de problemas. Esto te ayudará a mantener mejores relaciones con los demás y contigo mismo.

La meditación puede producir grandes efectos en tu vida y ayudarte a ser una persona mejor y más saludable. Si decides meditar ahora mismo podrás notar en ti mismo algunos beneficios que has leído, pero si quieres exprimir al máximo su potencial, necesitas constancia y dedicación.



¿Cómo se medita?

Es importante que tengas un rincón ordenado y silencioso donde te sientas lo más relajado posible. Una vez lo encuentres, es recomendable que te acomodes en un cojín o esterilla para que estés cómodo.

Situándote en posición de flor de loto, es decir, con las piernas entrecruzadas y la cabeza y espalda rectas, cierra los ojos suavemente, sin hacer apenas presión sobre ellos, y comienza a inspirar y expirar profundamente llevando toda tu atención a la respiración.

Los inicios nunca son fáciles. Es posible que tu mente tienda a evadirse y comience a pensar en otras cosas, pero lo más importante es que vuelvas a centrarte en la respiración cada vez que tu mente decida distraerse. Con constancia podrás controlarla mucho mejor cada día.

En cuanto a la duración de la sesiones, unos 10 minutos diarios es una buena base. Si al principio es demasiado, o todo lo contrario, te parece demasiado poco, puedes aumentarlo o reducirlo según lo cómodo que te encuentres.

Ahora que conoces los múltiples beneficios que puedes extraer de una práctica “tan sencilla” y relajante, ¿a qué esperas para incorporar la meditación en tu vida? Déjame en los comentarios tus primeras experiencias meditando 🙂

infografía de los beneficios de la meditación

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *